Clínica Veterinària Poblenou

Conceptos e ideas erróneos de la información en la etiqueta de los alimentos para perros y gatos

Deseamos daros toda la información que está a nuestro alcance para que seáis críticos a la hora de decidir que marca o referencia de alimento le daréis a vuestra mascota. 

Aprender a leer las etiquetas, preguntarnos como profesionales que somos con conocimientos en nutrición animal. Reflexionar sobre el término tan manido de “natural”.  Sabiendo que lo que este término quiere decir en referencia un alimento para perros o gatos es que está fabricado con carne fresca, extrusionado (fabricación de la partícula del alimento) máximo a  90º  y con aditivos naturales es decir no procesados

Las etiquetas de los alimentos para animales de compañía contienen información sobre el tipo de producto, la especie y fase fisiológica para la que están destinados, y su composición, incluidos aditivos.

Dentro de la Unión Europea (UE), las regulaciones comunitarias prevén que la etiqueta incluya ciertas informaciones expresadas de una manera determinada. La Regulación 767/2009 de la UE especifica la información necesaria, que se debe reflejar en el etiquetado para su comercialización. Estos requisitos se explican en un documento publicado por la FEDIAF.

La descripción del producto

En la etiqueta se especifica si el producto es completo (por sí solo aporta todos los nutrientes necesarios para cubrir las necesidades diarias del animal) o complementario (no es suficiente por sí solo para alimentar adecuadamente a un perro o gato; suele tratarse de snacks, galletas y otros productos de administración ocasional) y la especie y fase fisiológica a la que va destinado (crecimiento, adulto, reproducción).

La composición analítica

En la etiqueta figura el contenido en algunos nutrientes que tiene el alimento. Este contenido se mide mediante el método de análisis proximal, que da una aproximación bruta al contenido en proteína (como proteína bruta estimada a partir del contenido en nitrógeno del alimento), la grasa (como grasa bruta), la fibra (como fibra o celulosa bruta), la humedad (solo en aquellos alimentos con humedades >14 %) y la materia inorgánica (también denominada “cenizas”).

Este análisis no da ninguna información sobre la calidad en términos de utilización por parte del animal de los nutrientes (palatabilidad, digestibilidad, biodisponibilidad). Así, si tomamos como ejemplo el porcentaje de proteína bruta, un alimento con ingredientes proteicos que puede tener contenidos en proteína bruta muy altos. Sin embargo, si se trata de una proteína que los perros y gatos no pueden digerir, no podrán utilizarla y, por lo tanto, el valor de proteína realmente nutritiva para el animal es mucho menor que la especificada. Además, otro valor de calidad nutricional es el perfil de nutrientes, es decir, el tipo y cantidad de nutrientes (especialmente los esenciales) aportados por el alimento; así, por ejemplo, dentro de la proteína, el perfil de aminoácidos es un factor de calidad muy importante e independiente de la cantidad absoluta que indica la etiqueta. 

La composición en ingredientes

Los alimentos contienen uno o múltiples ingredientes (o materias primas)
que aportan nutrientes. En la etiqueta, los ingredientes que incluye el producto se especifican en una lista por orden de contenido en peso.
Los ingredientes frescos o rehidratados tienen mayor peso que los ingredientes de naturaleza seca, como las harinas u otros concentrados, por lo que suelen situarse en las primeras posiciones de la lista de ingredientes. Sin embargo, la concentración en nutrientes en estos ingredientes puede ser menor por unidad de peso, por el efecto de dilución de la humedad (figura 1).

La ley establece cómo deben ser llamados los ingredientes en la lista de composición. Los ingredientes pueden ser especificados en la lista por su nombre concreto (pulpa de remolacha) o por su categoría (subproductos de origen vegetal).
En el paquete debe aparecer un contacto con el productor, que debe especificar si se demanda la naturaleza específica de estos ingredientes mencionados por categoría. Los subproductos vegetales o animales son una denominación legal para algunos productos nutricionalmente adecuados, pero sin una denominación específica.

Estos productos pueden ser ingredientes de gran calidad nutricional; un buen ejemplo es la pulpa de remolacha, una excelente fuente de fibra derivada de la extracción del azúcar de la remolacha azucarera. En muchos casos, los subproductos animales son coproductos del procesado de las canales para la obtención de cortes cárnicos: grasas, vísceras y gelatinas. En la UE, los ingredientes animales para uso en alimentos para animales de compañía tienen el mismo origen que los destinados a consumo humano (categoría 3), lo que asegura las garantías sanitarias. Muchos de estos coproductos tienen un perfil nutricional muy bueno, e incluso mejor que la carne (figura 2). En el mercado de la alimentación humana el consumo de vísceras se ha reducido; su uso en los alimentos para animales de compañía permite optimizar el aprovechamiento de los productos con calidad nutricional de las canales (evitando que se destruyan por la falta de mercado), lo que limita la competencia con la alimentación humana y el impacto medioambiental que supone. 

La denominación como ingrediente de proteínas deshidratadas se refiere a carnes y coproductos animales que, para garantizar su seguridad sanitaria, se someten a una reducción de su contenido en humedad y grasa. Esto permite reducir el riesgo sanitario en su transporte y almacenaje, y su incorporación como ingrediente en alimentos para perros y gatos. Además, permite concentrar su aporte en proteína (figura 1).

La calidad nutricional de estos productos depende de las materias primas utilizadas (su perfil nutricional) y la intensidad del procesado (si es inadecuado afecta a la digestibilidad de los nutrientes). Las proteínas deshidratadas pueden tener gran calidad nutricional (biodisponibilidad y perfil nutricionales); sin embargo, esta calidad no se refleja en la etiqueta, donde ingredientes con calidad variable tienen una denominación idéntica. Esto también sucede con las carnes y subproductos incluidos en fresco. Es responsabilidad del productor asegurar la calidad de sus ingredientes.

Aditivos

Solo los aditivos autorizados por la UE pueden incorporarse en los alimentos para perros y gatos. Algunos aditivos son nutrientes, como vitaminas y sales minerales. Otros son productos funcionales (nutracéuticos) como probióticos, prebióticos o antioxidantes. También pueden añadirse productos con efectos sobre la textura, palatabilidad, etc. La especificación de algunos de estos aditivos es obligatoria, mientras que otros pueden especificarse según el criterio del productor.

Trazabilidad y uso

También deben figurar en la etiqueta: lote, peso neto, fecha de consumo preferente, así como recomendaciones de almacenamiento y cantidades recomendadas.

Lectura recomendada:

  • FEDIAF, Código de buenas prácticas en el etiquetado de alimentos para animales de compañía WSAVA, Interpretar Etiquetas de Alimentos, UE