Clínica Veterinària Poblenou

Heridas en las almohadillas  Cuidados y Seguimiento

Cualquier época del año es buena para realizar actividades al aire libre con tu perro. Si eres de los que te gusta el senderismo, ir a la playa o dar largos paseos junto a tu mascota sabrás de la importancia de cuidar las almohadillas de tu compañero peludo.

¿Qué funciones tienen las almohadillas?

Las almohadillas plantares cumplen varias funciones, entre ellas la amortiguación durante la marcha y la protección de los huesos y las articulaciones de las patas. También contribuyen a la regulación de la temperatura corporal, ya que los perros transpiran a través de ellas para ayudar a controlar su temperatura. Las almohadillas poseen muchas terminaciones nerviosas, a través de las cuales los perros reciben mucha información de su entorno. Es, por tanto, una parte fundamental de su cuerpo, con muchísima sensibilidad, por lo que cualquier herida o molestia será fácilmente detectada por el animal.

Una adecuada higiene plantar es esencial para mantener la salud de las almohadillas plantares y evitar así la aparición de heridas o abrasiones. Las heridas en esta zona del cuerpo, por el continuo contacto con el suelo y el fácil acceso a la boca del animal, se pueden infectar con facilidad, retrasando la cicatrización y causando molestias continuas a tu mascota.

Ahora bien, las heridas en las almohadillas en perros son bastante frecuentes, y suelen deberse a tres causas principales:

  • Por traumatismo, cuando el perro se corta la almohadilla al pisar astillas, cristales, puntas de metal y otros elementos punzantes. En estos casos, la herida suele atravesar la membrana, es sangrante y a menudo profunda. Suele requerir puntos de sutura.
  • Por erosión. La almohadilla canina puede erosionarse al caminar largo tiempo sobre terrenos duros que producen mucha fricción. Por ejemplo, sobre roca volcánica o de costa. La almohadilla puede llegar a sangrar, pero rara vez se produce herida profunda, aunque suele aparecer muy sucia.
  • Por quemadura. Puede producirse por calor (al caminar sobre asfalto caliente, por ejemplo) o por frío (al caminar sobre terreno helado o nieve).

También pueden aparecer grietas que no son muy profundas y que no presentan sangrado. En estos casos hay que evitar que el daño vaya a más evitando que el perro camine por terrenos que puedan castigar más la zona (por ejemplo, asfalto caliente, nieve, hielo, agua helada, gravilla con puntas, deshechos de la construcción y otros materiales que puedan ser corrosivos). También es recomendable aplicar vaselina, sobre todo si el animal va a continuar pisando estos terrenos, por ejemplo, en perros de trineo o de caza.

¿CUÁLES SON LOS CUIDADOS NECESARIOS EN ALMOHADILLA EN PERRO?

Antes de realizar cualquier tipo de actividad al aire libre con tu perro es muy importante tener algunos aspectos en cuenta para que pueda disfrutar plenamente de la actividad.

Hidratación: la hidratación es fundamental. Unas almohadillas secas y quebradizas se pueden lesionar con más facilidad que unas almohadillas bien hidratadas y flexibles. Para hidratar las almohadillas se pueden usar cremas hidratantes curtientes especiales para almohadillas. Es muy importante hidratar las almohadillas regularmente, especialmente si tienes planeado realizar alguna caminata de mas de 2-3 horas por superficies irregulares, o si practicas deporte con tu perro.

La herida en la almohadilla siempre debe limpiarse cuidadosamente con abundante agua y jabón primero y con suero fisiológico después. Es muy importante asegurarse de que no queda ninguna partícula dentro de la herida.

Tanto antes como después de los paseos es importante revisar las patas de nuestros perros para detectar posibles molestias o heridas. Si notas que tu perro se lame más de lo normal puede ser indicativo de que tiene algún problema en sus patas. Ante heridas o quemaduras extensas, cortes profundos o heridas que tardan en cicatrizar es muy importante acudir al veterinario, ya que en caso de herida profunda, debe valorarse la posibilidad de poner puntos de sutura para facilitar una cicatrización correcta. En ocasiones puede ser necesario también aplicar crema antibiótica.

En cualquier caso, después es necesario cubrir la herida y proteger la almohadilla para permitir la cicatrización. La curación será lenta, pues el tejido de la almohadilla no es de cicatrización fácil, y además estará expuesto a continuos roces y presión. Además del vendaje, se puede utilizar una bota protectora o un calcetín y asegurar que el animal no se lo arranque, utilizando collar isabelino si es necesario.