Clínica Veterinària Poblenou

Alergia en perros y gatos: Dermatitis atópica

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria y pruriginosa de la piel en la que, comúnmente, las características clínicas se asocian a la presencia de IgE dirigidas frente alérgenos ambientales.

Los alérgenos que con más frecuencia se asocian a las reacciones de alergia o hipersensibilidad son los pólenesácaros ambientales, alimentos, fármacos y otros compuestos químicos que puedan comportarse como alérgenos.

Las vías por las que un animal tiene contacto con dichos agentes son la vía transcutánea, digestiva e inhalatoria.

En la Dermatitis Atópica existe una predisposición genética a sufrir la enfermedad, y es necesario el contacto reiterado con los alérgenos implicados. 

Síntomas y alergias más comunes en animales de compañía

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

Sin duda el prurito (picor) intenso es el síntoma más característico. De forma secundaria el animal presentará lesiones, infecciones secundarias o pérdida de pelo.

Las lesiones pueden aparecer en la cara, la zona ventral del cuello, axilas, ingles, abdomen, y las superficies dorsal y ventral de los pies. En muchos casos, la otitis externa puede ser el único signo clínico apreciable.

¿Cuáles son las alergias más comunes que se conocen?

  • Alergia a la picada de pulgas (DAPP):
    Es la más común de las alergias caninas. Sólo el control estricto de las pulgas, tanto en el animal como en el ambiente en el que vive, puede solucionar el problema. 
  • Dermatitis Atópica:
    Se conoce con este nombre a la alergia provocada por alérgenos ambientales, como pólenes o ácaros. La Dermatitis Atópica Canina (DAC) es un síndrome complejo y multifactorial, en el que juega un papel fundamental la genética del individuo y su relación con los alergenos implicados.
    La sintomatología suele aparecer entre los 6 meses y los 3 años de vida. Habitualmente los animales afectados presentan picor en la cara, zona ventral del cuello, axilas, ingles, abdomen, y en la superficie dorsal y ventral de las extremidades distales. En muchos casos la otitis externa puede ser el único signo clínico.
  • Alergia Alimentaria (Reacción adversa al alimento):
    Algunos componentes de la dieta pueden ser la causa del cuadro alérgico del paciente. En éstos pueden observarse signos digestivos concurrentes. La supresión del alimento o del ingrediente agresor es el único modo de evitar los síntomas. 
    Más información

Tratamiento para controlar la alergia

¿Existe un tratamiento para controlar la alergia?

La alergia puede llegar a controlarse hasta conseguir que el animal no presente síntomas, es decir, que no se rasque. En los casos de reacción adversa al alimento y alergia a la picadura de las pulgas el tratamiento pasa por evitar los alergenos (los ingredientes implicados en el cuadro clínico y la presencia de pulgas, tanto en el animal como en el ambiente en el que vive).

En el caso de la Dermatitis Atópica Canica (DAC) resulta imposible mantener un control estricto de la presencia de los alérgenos ambientales implicados, por tanto debemos recurrir a terapias farmacológicas o al uso de la inmunoterapia. La inmunoterapia debería considerarse el tratamiento de elección para el control de la DAC.

Para mayor información: https://saludanimal.leti.com/es/